Fruta abrillantada

¿Cómo preparar cáscaras de naranja, pomelo o limón abrillantadas?

También conocidas como fruta escarchada o escurrida. Básicamente lo que prepararemos son esas que luego cortadas en cubitos, son ideal para el pan dulce o budines.Si bien su uso es principalmente para el pan dulce en la época navideña, siempre es bueno tener algunas preparadas, ya que se pueden conservar fácilmente.

La preparación de las mismas es sencilla y requiere pocos ingredientes.

Lo que necesitaremos es:

  • 5 frutas (enteras y bien lavadas)
  • 200 g. de azúcar
  • 1,5 L. de agua

Preparación:

Trabajaremos con 1 tipo de fruta a la vez.

Cortamos cada una en 4 gajos, en cada gajo realizamos un pequeño corte en las puntas entre la piel y la pulpa, para poder retirarles la pulpa con mayor facilidad.

Retirar así la pulpa a todos los gajos. En las cáscaras obtenidas, cortaremos las puntas para prolijar.

En una cacerola con agua ponemos todas las cáscaras y le damos un primer hervor. Esa agua del primer hervor la desechamos.

Ponemos 1,5 L. de agua y 200 g. de azúcar en la cacerola y llevamos a hervor junto con las cáscaras.

Dejamos hervir a fuego lento hasta que la cáscara ablande un poco y se torne un poco “transparente”.

Cuando el líquido tiene consistencia de almíbar, retiramos del fuego, escurrimos las cáscaras, las pasamos por un bowl conteniendo azúcar, para que queden recubiertas y las pasamos a una rejilla de repostería.

Las dejamos unas horas al sol, o una noche en lugar fresco y seco.

Cuando estén secas al tacto están listas para guardarse en frascos cerrados herméticos, o para ser usadas.

Para pan dulce, o budines es conveniente cortarlas en cubitos.

También pueden cortarse en tiras a lo largo y bañarlas con chocolate blanco o negro a gusto y son ideales para acompañar un té o café.

Algunas recomendaciones

  • Siempre seleccionar fruta de cáscara carnosa
  • Elegir aquella fruta con la cáscara sin manchas
  • Lavar bien la fruta antes de ser usada, incluso si es necesario se puede usar un cepillo
  • Guardarlas para su conservación en frascos cerrados herméticamente y en lugar oscuro
  • Si pasado un tiempo están muy endurecidas, se las puede dejar en remojo en algún licor para luego usarlas

22 Comentarios

Más comentarios

Dejanos tu comentario...

Pregunta Anti-Spam:

Enviarme un e-mail cuando haya una respuesta